CasinoEn-Linea.es
Juegos De Casino
Artículos sobre Casinos

La historia del Keno

Orígenes del Keno

La historia del Keno empieza, curiosamente, en la China antigua con un poema infantil. El poema se llamaba El Clásico de Mil Caracteres y servía para enseñar a los niños a leer, puesto que tenía mil caracteres que no se repetían. Así, era memorizado por la mayoría de los chinos y usado como medio para contar hasta mil.

Cerca de 200 a.C., Cheung Leung, el famoso general chino, se encontró en una crisis financiera con su pueblo. Pagaban demasiados impuestos y estaban agotados por años de conflictos y guerras. Los ciudadanos se estaban volviendo hostiles y próximos a la rebelión si Cheung Leung se atrevía a aumentar de nuevo los impuestos. No obstante, el general sabía que sin fondos los bárbaros apabullarían su reino en peligro.

La idea de una muralla fue propuesta; una muralla enorme que mantuviese a los bárbaros del norte apartados o por lo menos, les ablandase de modo que cambiaran lo cual era un aspecto que le convenía a Cheung Leung. A pesar de esto, el general no podía construir un muro sin dinero.

Así, Cheung Leung inventó un juego, basado en los primeros 120 caracteres de El Clásico de Mil Caracteres, que exigía que los jugadores escogieran un conjunto de caracteres. Entonces, sacaba caracteres aleatorios y declaraba una combinación vencedora. Para la gente que vivía en tierras lejanas de sus dominios, enviaban palomas con los resultados. El juego se volvió conocido como el Juego de la Paloma Blanca, y los campesinos luchaban entre ellos por la oportunidad de jugar.

Los cofres de Cheung Leung estaban llenos de dinero sin tener que imponer más impuestos a su pueblo. Durante la época en que nació el Keno, su ejército fue reconstituido, la Grande Muralla de China construida y fue salvada la Dinastía Han

El Keno llega en América

La historia del Keno evolucionó, sin grandes cambios más allá de reducir los 120 caracteres a 80. Eso no ha cambiado en nuestros días, al igual que en los casinos en línea. El Juego de la Paloma Blanca permaneció sin alteraciones durante algunos millares de años. Entonces, en el siglo XIX, los trabajadores chinos de los ferrocarriles trajeron el juego para el Oeste Americano. Con el tiempo, los caracteres fueron alterados para mantener las cosas simples y para permitir que aquellos jugadores que no supieran chino pudieran jugarlo. El juego permaneció clandestino debido a los estatutos anti-juego, y se volvió en enorme distracción para los emigrantes chinos en San Francisco, donde era conocido como la Lotería China.

El Keno se vuelve legal

Durante la Depresión, un grupo de personas tenían su lotería constituída en Montana (donde era ilegal). Warren Nelson quien trabajaba ahí decidió crear su propia lotería. A las autoridades federales no les gustó ésto y cerraron el negocio varias veces. Cuando el juego se volvió legal en Nevada en 1931, la historia del Keno dió finalmente su gran giro. Nelson se trasladó para Reno y en 1936 abrió el primer juego de Keno en el Palace Club. Joe Lydon, también de Montana, abrió el primer juego de Keno en el Fremont en el centro de Las Vegas.

La Lotería China era, en todos los sentidos, un tipo de lotería, sin embargo las loterías aún eran considerada ilegales por las leyes del juego de Nevada. Los operadores de los casinos llamaban al juego Corrida de Caballos Keno para evadir la ley. De esta forma el juego se instaló en los casinos. La idea era que los números representaban un caballo ficticio, y los jugadores intentaban prever el resultado de corridas de caballos ficticias. Aún hoy se llama «el juego de corridas» o simplemente «las corridas». Keno, en la época, era el nombre para bingo, sin embargo, no era utilizado. La ley del juego de Nevada aprobaba las loterías y otros juegos pero no el «Keno», por tanto Nelson empezó a llamarle «Corrida de Caballos Keno» para engañar esa normatividad.

La Corrida de Caballos Keno funcionaba así: 80 números eran escritos en pedazos de papel y colocados en pequeños tubos. Para cada juego, se sacaban veinte números. Eventualmente, éstos papeles se volvieron bolas de madera a los que toda la gente llamaba «guisantes». Más adelante, en unas vacaciones, Warren Nelson en Long Beach, California, vió una jaula con bolas de ping-pong que era utilizada para sacar rifas. Nelson trajo la idea para Nevada. En términos generales, las reglas del Keno no han tenido mayor variación.

Un legado de la Lotería China aún existe en el Keno, asimismo en el jugado en casinos en línea: los "spots". Inicialmente, la Lotería China y las cartas de Keno eran preparadas haciendo puntos en los números que el jugador quería con un pincel de pelo de camello y tinta, tal como en la caligrafía china. Sólo dos lugares en el Nevada aún hacen esto: el Club Cal-Neva en Reno (de Warren Nelson) y el Showboat en Las Vegas.

Eventualmente, el gobierno de los Estados Unidos decidió que el lucro de las corridas de caballos de pista fuera tarifado y decidieron intervenirlo, por ende se afectó directamente el destino de la historia del Keno removiendo la parte «Corrida de Caballos» y llamaron al juego sencillamente: Keno. Así lo conocemos en nuestros días en los casinos en vivo y en línea. Durante 1963, Nevada limitaba los premios a $25.000, después, en 1979 los aumentaron a $50.000. En 1989, los límites fueron abolidos y el Keno de casino empezó a ofrecer enormes jackpots.

El Keno hoy - los casinos en línea

La historia del Keno se sigue escribiendo hoy en día. En la medida que más casinos son construidos en el mundo, el Keno es incluido como atracción importante. La Internet también afectó la historia del Keno. Hoy existen loterías de Keno y premios que en su época harían a la Comisión de Juego de Nevada transpirar.

Usted puede jugar keno en línea en cualquier de nuestros casinos en línea. Si lo hace, no olvide los 3000 años de historia del Keno y la inteligente invención de Cheung Leung.